Rugby Femenino vuela Alto
9 marzo, 2018

El Gol más Gritado

Escrito por: Rodrigo Galindo Vilchis, galindorodrigo@hotmail.es

16 de abril de 2013. No es un día cualquiera, las banderas ondean en lo alto del estadio de Acatlán, indicando que habrá un encuentro de fútbol entre los locales y FES Zaragoza.

Tengo dos partidos sin iniciar en el once titular, algo nuevo desde mi llegada dos años atrás. El tiempo transcurre y cada vez se hace más eterno, “Jara” va de un lado a otro como un león enjaulado que da indicaciones.

Al medio tiempo, el marcador es 1-1, y yo, bueno, realmente ya estoy desesperado, así es que comienzo a dibujar un parado táctico en la pizarra y se lo muestro al entrenador. Reforzando ciertas zonas, logramos amarrar el segundo tanto de la tarde, pero el rival se lanza con todo al ataque y está cerca de empatarnos nuevamente.

Faltando 15 minutos, me llaman para levantarme a calentar, para mí es poco tiempo, pero las ganas de jugar me dicen que es el momento adecuado, mientras, el comentarista se luce con una descripción inusual: “Ya se para Galindo, ahorita sentencia el partido. ¿Saben que mañana va como invitado especial a La Bombonera para ver el partido de Toluca contra Boca Juniors por la Copa Libertadores?”. Yo sonrío y de lejos le agradezco su adorno.

En la primera pelota que toco, pongo un pase que no llega a mucho, en la segunda, la recupero y muevo en corto, aguardo paciente a que el defensa central ataque a mi compañero para desmarcarme y enfilarme a la portería. Llega el pase, volteo a ver al abanderado quien me indica que estoy en posición legal, lo siguiente es un ‘replay’ que tendré en mi mente desde este día, y cada que lo reproduzco, lo miro en cámara lenta.

Corro por la derecha, la controlo con la parte externa del pie izquierdo y me acomodo con un toque más. Estoy mano a mano con el portero, justo ahí veo un hueco, por lo que decido tocar el balón de manera sutil y la de gajos entra pegada al poste.

¿Que si grito el gol? Te puedo jurar que lo grito con el alma, la felicidad no cabe en mí, quiero comerme a todos porque sé que perdí la titularidad por no presentarme a entrenar de manera regular debido a que la prensa deportiva ocupa mi tiempo fuera de las aulas.

De momento es el gol más importante que he metido, tal vez se debe a mi situación actual, tiempo después sé que una lesión no me dejará terminar esa vuelta, y por ende, en 10 minutos por jugar, metí mi último gol en el estadio de Acatlán, más no el último con Pumas, porque el futbol me dará la revancha que espero en unos meses, en donde ahora sí, jugaré el partido final con un desenlace parecido, pero en otra modalidad, aunque esa es otra historia.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *